La Piadina Riminese | El sabor que no pesa

Una dieta hace que veamos nuestra alimentación como un reto, llegando a generar repulsión hacia algunos alimentos. En cambio, un estilo de vida saludable hace de los alimentos los complementos perfectos para guiar nuestro ritmo de vida, nutriendo nuestro cuerpo y generando un equilibrio.

 

Principales diferencias

La dieta establece de manera rigurosa los horarios en los que debemos realizar la ingesta de alimentos, las cantidades y porciones exactas que debemos consumir y en función del día de la semana, los alimentos que debemos de ingerir. Por el contrario, el estilo de vida saludable nos permite tomar conciencia de la importancia de la alimentación, conocer las distintas opciones por las que podemos optar y conocer de manera precisa lo que más le conviene a nuestro organismo.

Por otra parte, las dietas restringen muchas las posibilidades que tenemos, podemos sentir incluso una sensación de agobio y asfixia y que todo gira entorno a cumplir los objetivos que nos hemos marcad. Sin embargo, mantener un estilo de vida saludable hace que seamos más flexibles ayudándonos a hacer equivalencias de alimentos y a darnos gustos de vez en cuando con medida, lo que hace que los disfrutemos aún más porque sabemos que son ocasionales.

Otra comparación que podemos mencionar es que con una dieta, tú debes adaptarte a ella, en cambio un estilo de vida saludable se adapta a ti y a tus necesidades corporales, energéticas y espirituales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *